Publicidad

Te lo cuento para que lo sepas

La publicidad no es una lista con pros y contras de un producto (la teoría de información + persuasión ya está un poco pasada de moda), ni tampoco son oscuras teorías conspiranoicas de mensajes subliminales para crear autómatas de consumo. Es enseñar el valor que diferencia a tu producto de los demás y sobre todo, enseñar qué problema le resuelve al cliente final. Es como decir: mira, estoy aquí, te lo cuento para que lo sepas; y sí, voy a divertirte, emocionarte, deslumbrarte o sencillamente convencerte contándotelo. Luego tú puedes hacer lo que quieras.

Mal que nos pese, la publicidad no es tan sencilla y no manipula tanto como para atribuir los méritos del pleno éxito o fracaso de un producto.

Ahora resulta que tenemos que contarte lo que ya sabes sobre las cookies y comentarte que las usamos propias y de terceros. Y tú debes pulsar ACEPTAR para que desaparezca este molesto mensaje.

ACEPTAR
Aviso de cookies